19/4/12

Som de... l'Sporting Mahonés

En la setmana en què l'Hospi s'hauria d'haver enfrontat a Bintaufa amb l'Sporting Mahonés, és bon moment per tancar la secció 'Som de...' pel que fa a la Lliga regular amb un breu escrit sobre l'entitat menorquina. Tot i que el cas de l'Sporting Mahonés és el que ha tingut més ressò, però, la situació del futbol modest balear i més concretament a Menorca és més que delicada a causa de la situació econòmica i de les dificultats que troben avui dia les institucions per fer arribar als clubs les ajudes prèviament pactades. L'encarregat de fer-nos una pinzellada sobre aquesta situació, també sobre el terreny, és el periodista menorquí Xisco Cruz, que fins fa poc treballava a la redacció d'esports de l'edició de Menorca del diari Última Hora i que ara podem trobar a Mallorcadiario.com. Una passada, repetim, per la delicada situació que travessa el futbol menorquí, situació de la que tampoc escapen esports com el bàsquet (Menorca Bàsquet) o el voleibol femení (amb un Valeriano Alles que ha vist reduït el seu pressupost en 400.000 euros i les ajudes públiques en un 70%).

Menorca, el viento deja de soplar
Metido de lleno en una espiral depresiva, el fútbol menorquín ha desaparecido del mapa nacional. El desplome financiero del Sporting Mahonés, aliñado con la delicada situación deportiva que atraviesan Ferreries y Alaior, ha convertido el balompié de la isla en material de desguace. Campos vacíos, crisis de gestión, equipos de perfil bajo… Un agujero que ha propiciado un escenario terrible, en el que sólo asoma la cabeza una buena generación de futbolistas en edad juvenil.

El viento ha dejado de soplar en Menorca, plaza históricamente vinculada a proyectos fiables. Lo fue durante años cobijando temporadas históricas del Sporting Mahonés, el verdadero icono del fútbol moderno en la isla. Tal vez por eso cuando Paco Segarra agarró la presidencia y llevó a los azulados de nuevo hasta la Segunda B se abrieron de par en par las puertas de la ilusión y la memoria. La afición rescató aquellos pasajes de color sepia con Gaspar Melsión en el palco y Vicente Engonga sobre la hierba, preparó las pinturas de guerra y volvió a Bintaufa. Pero como sucedió a principios de los 90, cuando se acabó el dinero el Sporting tuvo que redactar su esquela. A diferencia de entonces, la salida del equipo de la categoría ha sido esta vez mucho más traumática. En soledad, con impagos, denuncias y dimisiones. Un bochorno.

Más allá de que el club logre renegociar su deuda y salir en Tercera, lo cierto es que la imagen del fútbol en Menorca ha quedado muy golpeada. La isla ha fiado su futuro a Penya Ciutadella y CD Menorca, que pelean por ascender a División de Honor juvenil. La mejor noticia en una temporada que ha minado la credibilidad del deporte menorquín.

@xiscocruz a Twitter

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada